Diario de Valderrueda
"El hijo de la tierra", por Pedro Bermejo Romo
lunes, 8 de marzo de 2021, 13:01
CULTURA - MONTAÑA LEONESA

"El hijo de la tierra", por Pedro Bermejo Romo

|

"El hijo de la tierra", por Pedro Bermejo Romo.

Como cada semana, la sección "Senderos a lo alto" de Marina Díez sigue mostrando el homenaje literario de varios escritores a nuestra tierra y nuestra montaña.


WhatsApp Image 2020 07 13 at 22.08.40



El hijo de la tierra, por Pedro Bermejo Romo: 


Durante el siglo XVII, España asistió al capítulo más dorado, y al tiempo uno de los más oscuros de su historia. Por las tierras que se extendían en los dominios de los reyes de los validos corrían de igual manera el oro, la corrupción, la opulencia, la miseria, y ante todo el secreto. Fue uno de esos reyes, Felipe IV, el que selló su huella sobre la ciudad de León por medio de uno de esos secretos, el cual sería definitivo y crucial en la historia del futuro de su corona.


Todo comienza en Madrid, el año 1627, cuando el rey de Las Españas visita el Corral de la Cruz, donde la actriz María Calderón se disponía a debutar sobre las tablas. Muchos sabían del gusto del monarca por las mujeres del teatro, y la ciudad de Madrid rebosaba susurros que relacionaban el nombre de la casa de Austria con las camas de un número considerable de mujeres, pero con aquella a la que llamaban “Mariazápalos” la historia sería muy diferente, y mucho más peligrosa. Pronto, el rey comenzaría a invitar a María a eventos de gran interés público, obligando a la reina a retirarse para cederle su lugar, un juego con fuego del que podrían resultar pocas cosas buenas. Pronto empezó a correr el rumor de su embarazo.


El rey obligó a María a apartarse del teatro para poder protegerla, a ella y a su hijo, y cuando este nació se lo arrebató. Felipe no podía arriesgarse a que Isabel de Borbón, la reina, encontrara al niño, fruto del amor prohibido, y lo matase. Para evitar la catástrofe, una mujer humilde fue encomendada para la misión de llevar al recién nacido a la ciudad de León, al norte, a las tierras antiguas, lo suficientemente lejos de la corte para estar a salvo de la venganza de palacio, y allí ocultarlo como si fuera suyo. Una vez allí fue bautizado como “hijo de la tierra”, el extraño título reservado a los niños que eran llevados a los ojos de Dios sin ser reconocidos por ningún padre. Allí se encontraba un caballero de Calatrava, discretamente en nombre del rey.


A pesar de todo aquello, Felipe no abandonó a su hijo, a quien más adelante cambió de nuevo de tutor, entregándoselo al gran Luis de Ulloa, escritor, quien se instaló en León para ocuparse de manera íntegra de la educación del legendario bastardo.


Mientras tanto, Madrid ardía en la desesperación del enredo cortesano, tiempos difíciles se ceñían sobre una España que se aventuraba ingobernable en las manos del más incapaz de los herederos, Carlos II. Y amainado el peligro, en 1642, Felipe IV reconoció al “hijo de la tierra” de León como su hijo, Don Juan José ahora de Austria.


Aquel niño cuya frente fue bañada por las frías aguas de León se convertiría en un caballero de nombre temible, Virrey de Aragón y Gobernador de los Países Bajos, aquel que sobrevivió y que fue guardado por el invierno y los bosques de nuestro norte.


relacionada "Rompamos fronteras", por Désirée Piñero Fernández
relacionada "Curueño", por Marina Díez Fernández
relacionada "El Tesoro de los caballeros", por Roberto Bayón López
relacionada "Montaña", por Vanesa Díez
relacionada "El Curueño: el río del olvido y de la memoria", por Manuel Cuenya
relacionada "Evocar el paraíso perdido", por Jesús Díez Fernández

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

APOYOS OFICIALES

© DiarioDeValderrueda.es - Periódico Digital de Noticias y Eventos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina


Calle La Puente Nº 47, Valderrueda, 24882 (León) - Algunos derechos reservados

Diario de Valderrueda ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que se ha renovado el diseño y se han creado aplicaciones móviles, para mejorar el posicionamiento web, la usabilidad y la creación de un canal propio de distribución de contenidos. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de León.