Diario de Valderrueda
"Curueño", por Marina Díez Fernández
lunes, 3 de agosto de 2020, 13:52
CULTURA - MONTAÑA LEONESA

"Curueño", por Marina Díez Fernández

|

"Curueño", por Marina Díez Fernández.

Como cada lunes, la sección "Senderos a lo alto" de Marina Díez sigue mostrando el homenaje literario de varios escritores a nuestra tierra y nuestra montaña.


Curueu00f1o marina


"Curueño", por Marina Díez Fernández: 


Los trazos de pluma, aquí reflejados, intentan transmitir la admiración de una poeta mostrando su tierra: el Curueño. Comencemos el viaje donde las olas verdes del mar terrestre se funden con el azul del cielo, en el municipio de Valdelugueros. Doce pueblos con innumerables bellezas naturales milenarias, tradición y una rica gastronomía. Como buena leonesa, no puedo pasar por ellos sin disfrutar de sus carnes y de su embutido, bien curado con el frío de la montaña. Para una mejor digestión siempre podemos dar un paseo por los Argüellos, los más intrépidos encontrarán recorridos preparados para incluso la escalada en Tolibia o el pico Bodón (majestuoso a primeras horas del día). Con un poco de suerte, podremos vernos compartiendo cielo con los últimos “cantaderos” de los urogallos de nuestra mágica montaña oriental.


Impresiona el tajo de las Hoces; que acompaña al río durante kilómetros, mientras descendemos y la montaña se transforma en ribera. Parajes de postal en los que disfrutar, de visita obligada, como la esplendorosa cascada de Nocedo; y las zonas de baño de Lugueros; Montuerto; o la Vecilla (aptas para valientes, por sus transparentes y frías aguas aun en verano). No debemos olvidar que nuestras aguas siempre fueron consideradas terapéuticas, desde la carretera se pueden ver las ruinas del que fue el Balneario de las Caldas de Nocedo. La mayoría de sus visitantes eran leoneses y tenían un dicho que continúa recitándose en la zona:


"Adiós Caldas de Nocedo

y sus aguas minerales.

Aquí dejamos nuestros dineros,

pero también nuestros males"


En toda la zona hay innumerables vestigios históricos, desde la etapa “castreña”, a la romana con puentes y pontones, además de los trazos de la calzada “la Vegarada”.


Ya en la ribera nos recibe el ayuntamiento de la Vecilla, en el que no solo veranean escolares en sus campamentos. Con orgullo, se dice que en el pueblo se recuperó en los primeros años de postguerra, por prescripción médica, al escritor Camino José Cela. Y es que el Curueño siempre ha sido río de escritores. ‘La lluvia amarilla’ y ‘El río del Olvido’ son algunas de las obras que, si os dejáis recomendar por esta inexperta poeta, no debieran faltar en vuestra colección de libros. El torreón medieval de la Vecilla es, actualmente, la sede del ayuntamiento en el que tienen lugar innumerables eventos culturales, de entre los que habría que destacar los filandones, con autores consagrados como Julio Llamazares y otros no tan conocidos nacidos en la zona. Las plumas del Curueño tienen algo que las hace únicas, discúlpenme las similitudes, no hablo ya de escritores, sino de gallos.


Qué orgullosa estoy de pertenecer a Sopeña de Curueño, uno de los “siete pueblos mágicos”, que es como se denomina a los lugares donde se crían los Gallos de León, únicos en el mundo y que han viajado por los cinco continentes, pero solo se consiguen criar adecuadamente en nuestro hábitat. Nadie sabe porqué, pero en cuanto pasan los siete kilómetros de distancia con los pueblos mágicos, las plumas pierden su finura y su brillo, con lo que dejan de ser aptas para hacer los tipos de anzuelos artesanales conocidos como “moscas”. Haciendo mención a la “mosca” y al gallo, uno de los motores de activación de la zona es actualmente la pesca. Si se os ha despertado curiosidad acerca de este preciado y precioso animal, no dejéis de visitar su museo en la Vecilla, o preguntad por ellos en la Cándana; Sopeña; o Campohermoso. Quizá haya suerte y además de una buena charla con las gentes del lugar, os muestren los gallos.


Disculpadme los de montaña por no citarlo antes, pero al nombrar Campohermoso, mi mente viaja a la niñez y me recuerdo con mi padre y mi abuelo disfrutando de los corros de aluches, tipo de lucha, la leonesa, de origen celta, y es que muchos de los grandes, en esta especialidad, han salido de esta tierra.


Otro deporte que perdura en el tiempo, del que se puede disfrutar y aprender si os acercáis a esta zona, es el de los bolos; a los que se juega en tierra y están realizados en madera, las bolas que se emplean para tirarlos son semiesféricas. En casi todos los pueblos de la mancomunidad hay boleras preparadas, quizá la más grande que recuerdo es la que está en Santa Colomba, último ayuntamiento del municipio.


Soy consciente de que me dejo mucho en el tintero: podría hablaros sobre la dama de Arintero; las ruinas de castillos o torreones; los seis balcones del río; la ruta heráltica (infinidad de casonas solariegas y con blasonadas o labras herálticas); las ferias más importantes, enumerando todos y cada uno de los pueblos que recorre el Curueño; las iglesias y ermitas; las casas peculiares de particulares, que merecerían cuanto menos una fotografía; los lugares por los que me encanta perderme y que me ayudan a encontrarme; las revistas como “Arboleo” o “La voz de Sopeña”; y tantas y tantas publicaciones que recogen nuestra historia y recogerán nuestro futuro.


Solo espero haber ayudado a que os enamoréis de los detalles de las fotografías que acompañan el texto, tanto como para visitarnos y que sintáis realmente la magia que desprende el Curueño desde su propia tierra.


Fuente: Marina Díez Fernández

Fotografía: Marina Díez Fernández


relacionada "El Tesoro de los caballeros", por Roberto Bayón López
relacionada "Montaña", por Vanesa Díez
relacionada "El Curueño: el río del olvido y de la memoria", por Manuel Cuenya
relacionada "Evocar el paraíso perdido", por Jesús Díez Fernández
relacionada "Ojalá el río del olvido fuera el del recuerdo", por Marina Díez

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

APOYOS OFICIALES

© DiarioDeValderrueda.es - Periódico Digital de Noticias y Eventos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina


Calle La Puente Nº 47, Valderrueda, 24882 (León) - Algunos derechos reservados

Diario de Valderrueda ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que se ha renovado el diseño y se han creado aplicaciones móviles, para mejorar el posicionamiento web, la usabilidad y la creación de un canal propio de distribución de contenidos. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de León.