Diario de Valderrueda
"Ojalá el río del olvido fuera el del recuerdo", por Marina Díez
domingo, 5 de julio de 2020, 03:22
CULTURA - MONTAÑA LEONESA

"Ojalá el río del olvido fuera el del recuerdo", por Marina Díez

|

"Ojalá el río del Olvido fuera el del Recuerdo", por Marina Díez.

La nueva sección "Senderos a lo alto" de Marina Díez sigue mostrando el homenaje literario de varios escritores a nuestra tierra y nuestra montaña.


Ermita de San roque

Ermita de San Roque


Con la de palabras que se han escrito sobre el valle del Curueño en ficción y que pesen más en él el abandono de los historiadores, que sus páginas escritas sobre el mismo, me abruma. Cuando el Instituto leonés de cultura se puso en contacto conmigo para escribir sobre cultura leonesa, se encendió una bombilla en mi mente y los recuerdos de niña paseando con mi abuelo y los mayores de la zona, me hizo entender que la tradición oral, contrastada con documentación antigua, bien pueden ser valorados como cultura.


Intentaré poner orden temporal en el desorden de mis recuerdos para ayudaros a situar la historia que León pierde tangiblemente con el paso del tiempo, en concreto, la de mi pueblo: Sopeña de Curueño.


Si algo nos caracteriza a los leoneses, es el recelo a preservar nuestras “cosinas” para nosotros, como es el caso de donde se encuentran localizadas las cuevas de La Abadesa y de La Rosal, posibles enclaves prehistóricos, como las cuantiosas cuevas existentes en las montañas leonesas de Curueño, Riaño, Porma, Torío, Bernesga, Luna y Sil, en la vertiente sur de la Cordillera Cantábrica. Numerosos estudios nos llevan a pensar en la existencia, dentro de las mismas, de santuarios y estaciones habitadas por el hombre prehistórico. El nombre de La Abadesa, según Pedro Alba, proviene de un monasterio medieval femenino erigido en las proximidades de la misma y dedicado a San Pelayo, que posteriormente fue agregado al de Valdedios (Asturias) por Alfonso IX, al igual que otras tierras de Boñar y de La Mata de la Riba.


La gente de Sopeña las conoce por la tradición oral, nuestras familias nos han llevado durante generaciones a recorrerlas. A la cueva de La Abadesa se accede por un pequeño orificio, descendiendo unos cuatro metros en vertical, se accede a un pasillo que bien podría ser el de un hogar cualquiera, de unos quince metros de largo y seis de alto, en sus laterales hay una especie de bancos tallados en la piedra y múltiples cuevas saliendo del pasillo. Desconocemos la época de que datan los bancos, los lugareños no se ponen de acuerdo en si eran viviendas de antepasados, o si por el contrario los utilizaron durante la Guerra Civil como escondites donde guarecerse o fue cosa de Moisés el ermitaño, ya que al no haber estudios sobre estas zonas todo lo que os pueda explicar carece de rigor científico, más allá del nombre de las mismas y que es de origen kárstico con estalactitas y estalagmitas.


Dando un salto en el tiempo, la primera cita del Monasterio de Santa María de Curueño aparece en el “Becerro General de Sahagún”, que se conserva en el Archivo Histórico de la Biblioteca Nacional, un documento que dicta así:


“Año 980, abril 20.- Las monjas de San Andrés de León conmutan con el Monasterio de Sahagún una heredad que tenían en Villar, junto al Cea, por otra heredad que los monjes les entregan en Curonio, Iglesia de Santa María”.


Por lo tanto y teniendo en cuenta las guerras en la zona entre cántabros y astures, con el ejército del emperador romano Augusto, entre los años 29 y 19 a.c. y la posterior repoblación de las mismas, no podemos datar con exactitud la fundación de Sopeña de Curueño. Aún se conservan algunos vestigios de las calzadas romanas en la ribera, que ayudan a percibir por dónde se situaban los pueblos, incluso puentes, sin duda el mejor conservado es el de Nocedo de Curueño.


Posteriormente, ya en otro documento datado del año 1010, aparece: “el presbítero Bellito vende a Doña Sallo las tercias que le correspondían en la mitad de la dehesa que tenía con Fernando, situada en Sub-penna. El precio fue de tres arienzos”.


Estas son las primeras documentaciones, pertenecientes a Santa María, situada en el mismo lugar que la actual iglesia de la Natividad de Sopeña de Curueño; y a Sub-Penna, relativamente, situada en lo que hoy es la parte norte del pueblo y separada de la iglesia de Santa María por el río. Según explica Isidro González en un texto en el boletín “La Voz de Sopeña”, la llegada en aquella época de un abad (Don Miguel) y sus monjes al pueblo significó la edificación del monasterio y el cultivo de los campos aledaños. Los habitantes recién llegados hicieron sus viviendas con cantos rodados, toscamente tallados y con adobes.


En el siglo XII, el arciprestado del Curueño se componía de cuarenta y cuatro pueblos, entre ellos: Santa María de Coronio (Sopeña), Santa Marina de Bustifel y San Feliz de Coronio. En las donaciones a Santa María, dependiente del monasterio de Sahagún, además de estos pueblos, citan lugares como Caraveio de Coronio, en el valle de Cuiciello o el Castillo de San Salvador en Santa Colomba de Curueño.

De San Feliz poco se conoce, se pueden ver aún algunos restos frente al pueblo de la Cándana.


En cuanto a Santa Marina de Bustifel, aunque Wenceslado Fernández Flórez escribe que es un pueblo sin localizar, la realidad es que en el valle de Ciñera, existe un pequeño valle que se llama “de Bustifel”, en su parte alta hay montones de piedra y restos del poblado. Según la tradición oral, la población murió envenenada por un amasado de pan, se dice que las campanas de su iglesia están en el pueblo de Palazuelo de la Valcueva. Según me explicaba en su día mi abuelo, en la amortización de Mendizábal, sus tierras se repartieron entre la Cándana y Sopeña.


Bajando de Santa Marina hacia Sopeña, en el camino del valle de Ciñera se encuentran restos de la Ermita de San Adriano, las tallas de los santos aún se conservan en la Cándana. En los alrededores de la ermita hay múltiples tumbas, excavadas en la tierra y tapadas por losas planas de piedra. Ya en 1892 figura como arruinada.


Llegando a la actual carretera de Sopeña está la ermita de San Roque, existen documentos que la datan entre 1760 y 1780, cuando Francisco Bayón González y sus descendientes la fundaron “al lado del camino nuevo”, en nombre del santo y en honor a Francisco el capellán de la primera capilla erigida a San Roque, dentro de la actual iglesia del pueblo. Cuando en 1787 se prohibió el enterramiento dentro de las iglesias, prohibición que se reiteró en varias ocasiones por no ser acatada, dio lugar a que en la primera mitad de 1833 se utilizara la ermita de San Roque como cementerio, mientras se terminaba de construir el primer cementerio del pueblo, en La Panera. A finales de ese mismo año, lo que dota a la misma de un aire fantasmagórico, entre las historias que de ella se cuentan y los vestidos de los niños fallecidos en el pueblo, que están colgados en su pared a modo de ofrendas, si te asomas por el ventanuco para observar cómo es por dentro, se te pone la piel de gallina.


Fotografu00eda David Du00edez Cortijo. Restos de una ermita en el Valle de Ciu00f1era

Restos de una ermita en el Valle de Ciñera


Otra de las numerosas ermitas desaparecidas en la zona fue “La Soledad”, documentada en 1759, se encontraba en la Cuesta, de niña recuerdo ver restos de sus piedras en fila, mientras subía caminando a los pinos con otros tantos niños del pueblo. Actualmente no queda nada de ella, el deterioro de la zona los ha tapado, cerca sí podréis disfrutar de un banco de piedra, construido hace un par de años, con las mejores vistas del pueblo.


Existe un mapa en el Ministerio de Educación y Cultura, en el archivo de la Real Chancillería de Valladolid Planos y Dibujos 619, donde podemos ver a “vista de ojos” las diferentes zonas que os he ido pincelando, que fue creado con motivo de los diversos litigios que comenzaron en 1520 por los límites de Carabedo (Caraveio) y Bustifel, entre otros.


Del pueblo de Caraveio se conservan numerosos restos, según accedemos al valle de Cuiciello (Caraveio), a pocos metros a la izquierda podemos observar los restos de un posible castro celta (siete edificaciones circulares). Tanto mi padre, como generaciones anteriores dicen haber excavado y encontrado numerosas cerámicas y útiles que en su día decidieron volver a dejar tal cual las encontraron por sentir que eran de sus ancestros. Si accedemos nuevamente a los documentos del Becerro General de Sahagún, conservado en la Biblioteca Nacional 24 de noviembre de 1044, podremos leer: “Vermudo Velaz adquiere una propiedad delimitada, entre otros, por los términos de Caraveio de Curueño y los ríos Porma y Curueño”. Su desaparición, en este caso es anterior al siglo XIV, pues ya no se le cita ni como despoblado, pero es cierto que es uno de los que más vestigios conservan a simple vista. El caso es que se mezclan las fechas e historias, recuerdo a Laureano contándonos a los más jóvenes la historia de Moisés el ermitaño, que vivía en la cueva de La Abadesa, en pleno valle de Cuiciello. Todos en Sopeña tenían la vaga idea de que vivía desde siempre en el valle, en donde también desde siempre se había oído decir que había habido un pueblo, abandonado desde muy antiguo y nacido al abrigo de un monasterio de cenobitas (se ven restos de sus piedras en el valle). Laureano recordaba que, algunas tardes, Moisés los esperaba a la salida de la escuela y todos los rapaces, con la pizarra y la Enciclopedia debajo del brazo, le acompañaban hasta el plantío de la orilla del río, en donde hacían un corro sentados en el suelo para oír las narraciones e historias que les contaba. También les decía, señalando sus libros: "Aprended, si os parece, lo que os enseñan, pero sin olvidar que todo lo que ahí se dice es un legado de vuestros mayores, que han llegado hasta vosotros por medio de una cadena de conocimientos, muchos de cuyos eslabones han quedado enterrados y a vosotros os toca desenterrarlos, limpiarlos y volver a engancharlos en la cadena".


Los datos y citas recogidos en este artículo proceden de artículos publicados por varios autores en el Boletín Cultural "La voz de sopeña".


Fotografía: David Díez Cortijo


relacionada "El valle infinito", por Cristina Flantains
relacionada "Camino de leyenda, tras los pasos del viajero", por Iñaki A. Lamadrid
relacionada "Un maragato en la torre", por Mercedes G. Rojo
relacionada Guardo impulsa la señalización turística de cuatro rutas en el municipio

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

APOYOS OFICIALES

© DiarioDeValderrueda.es - Periódico Digital de Noticias y Eventos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina


Calle La Puente Nº 47, Valderrueda, 24882 (León) - Algunos derechos reservados

Diario de Valderrueda ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que se ha renovado el diseño y se han creado aplicaciones móviles, para mejorar el posicionamiento web, la usabilidad y la creación de un canal propio de distribución de contenidos. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de León.