Diario de Valderrueda
Su final llegó en silencio
sábado, 4 de febrero de 2023, 01:18
OPINIÓN - DENUNCIAS

Su final llegó en silencio

|

Su final llegó en silencio.

"¡Han destruido la cueva de los moros! Se han cargado parte de la historia. ¿Para qué? Para nada, porque ni lo necesitan ni les hace falta".


Foto noemu00ed suu00e1rez


Este fin de semana, como la gran mayoría de ellos, hemos salido a recorrer nuestros montes y montañas aprovechando prontamente el frescor del amanecer. El sitio elegido fue la subida al Castillo de Alba porque desde el pueblo se puede ver que han añadido algo a su alrededor y queríamos ver qué habían colocado en un lugar con esta historia. También porque al ser un lugar con mucha actividad en la cantera que explota sus alrededores hay que subir en los momentos adecuados, no tanto por respeto y sí más por seguridad.


El castillo de Alba ha sido desgraciado protagonista hace muy poco en los periódicos y redes sociales (ha sido y sigue siendo, aunque la mayoría solo se acuerde para la indignación oportuna del momento). Por si quedara quien no sabe de qué va todo os lo resumo rápidamente: el ILC (Instituto Leonés de Cultura) otorgaba un dinero para la conservación del patrimonio, en el que el castillo de Alba había sido incluido. El Ayuntamiento de La Robla se unió a ese pago para poder mantener este lugar en ruinas que datan, al menos, de fines del siglo IX y que ha sido el principio de nuestro origen. Pero el presidente de la Junta Vecinal que tenía que dar el brazo a torcer... No lo hizo. (Recordemos que la cantera que bordea este lugar es la cantera de la cementera de La Robla, para que cada uno saque las conclusiones pertinentes). 


Con todo esto nos plantamos ante el castillo y vemos que lo que han hecho ha sido colocar una valla. Hasta ahí es todo entendible puesto que es un lugar 'protegido' por la Ley de Patrimonio Histórico Español que no deberían poder tocar y en estos últimos tiempos ha cogido fama para todos los que deciden salir a hacer rutas. Como medida de seguridad está aceptable. Fue lo que vimos después lo que nos bajó el alma a los pies y que, personalmente, no he podido aceptar ni creo poder hacerlo nunca.


En esta foto, a través del nuevo vallado, a los pies del Fontañán, en el corte de la cantera que vemos al fondo... En ese pedazo ya de nada existió una peña a la que en la zona denominábamos 'Tosinos'. El nombre quizás no sea reconocido para la mayoría pero os digo que hace honor, cambios etimológicos a parte, al nombre de la conocida Casa de Tusinos (aquella que surgió según la historia y las leyendas de Álvaro el Thiufado, que venció por su cuenta en batalla contra los moros y frenó su avance reconquistando la ciudad de León luchando al servicio de Don Pelayo. Servicio que éste agradeció diciéndole aquello de "tu-sin-nos has vencido y ese será tu apellido" y otorgándole territorio). 


En esa peña que ya no está y que estaba rodeada de historia (sirvió de refugio en la Guerra Civil Española con trincheras excavadas en su roca) subían los pastores de los tiempos con su ganado. A ese valle que tiene historia y leyendas en cada palmo. Pero lo que yo veo también en esa foto (y es por lo que escribo todo esto) es que, de manera gratuita, han destruido una cueva que fue el origen de las leyendas que nos han forjado. ¡Han destruido la cueva de los moros! Se han cargado parte de la historia. ¿Para qué? Para nada, porque ni lo necesitan ni les hace falta. Solo quieren demostrar que si quieren pueden. El resto les da igual. Nuestros orígenes, nuestras raíces... Eso a ellos les importa poco. 


Ha sido muy triste presenciar de golpe esto. Ese valle donde hubo vida y fue el inicio de una civilización que se ha ido transformando y perdiendo en los tiempos. Hasta que ha llegado a nosotros. Hasta una sociedad a la que le da igual todo. Que permite y cree que tiene el derecho de comprar y de destruir. 


Ese lugar que alimentó siempre todos mis sueños se ha ido para siempre. Como lo hizo en su día la Peña de Tosinos y como lo hará, casi con seguridad, el castillo algún día. En silencio y olvidado ante la mirada de cuatro que poco podemos hacer ante el impasible avance del dinero y la indiferencia de un mundo que ya no quiere conocer ni saber, solo quiere estar.


No nos queda otra que afrontar y seguir luchando. Por los que lo hicieron antes pero sobre todo por nosotros. Por el futuro incierto que nos negamos a afrontar sin conocer lo que fuimos. A pesar de todo.


Fuente: Noemí Suárez Blanco

Fotografía: Noemí Suárez Blanco

relacionada El arraigo de los muros
relacionada Carta abierta al presidente de la Junta, al presidente de la Diputación y al alcalde de San Emiliano
relacionada Carta abierta a Suárez-Quiñones
relacionada Carta abierta a Julio Llamazares

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

APOYOS OFICIALES

© DiarioDeValderrueda.es - Periódico Digital de Noticias y Eventos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina


Calle La Puente Nº 47, Valderrueda, 24882 (León) - Todos derechos reservados

Diario de Valderrueda ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que se ha renovado el diseño y se han creado aplicaciones móviles, para mejorar el posicionamiento web, la usabilidad y la creación de un canal propio de distribución de contenidos. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de León.