Diario de Valderrueda
Crisis, perdida de derechos y encarecimiento de la vida
domingo, 22 de mayo de 2022, 07:33
OPINIÓN - ACTUALIDAD

Crisis, perdida de derechos y encarecimiento de la vida

|

Crisis, perdida de derechos y encarecimiento de la vida...Por Jorge Aller.


5d359b46aab3a 655


La economía a gran escala tiene una repercusión directa sobre nuestras vidas, los aspectos estructurales de esta es evidente que condicionan hasta la acción mas pequeña que realizamos bajo este sistema económico, social y político que es el capitalismo. Llenar el carro de la compra, poner una lavadora, llenar el deposito de gasolina para ir a trabajar...acciones necesarias para sobrevivir que en momentos como este vemos que nos cuestan cada vez mas. Con el dato de la inflación a mano, vemos que tan solo en el mes de enero subió un 6.1 % el costo de la vida en el estado español, debido sobretodo al ascenso de precios históricos del diésel, gasolina, gas y luz. Llevamos 14 meses seguidos de un ascenso superior al 6 % en el estado y que centrándonos en el caso del País Leonés nos situamos por encima, con una media del 6.3 %. Para el pueblo trabajador hacer frente a los gastos de los suministros de la casa o llenar el deposito es cada día mas difícil, de ahí la subida de cortes en los suministros de luz y gas, el aumento de la pobreza energética o la incapacidad de poder alimentarse correctamente para cada vez mas personas. En relación a los precios de combustibles, en el caso del País Leonés con un territorio fragmentado y rural, el aumento del precio de combustibles para trasladarnos a hacer recados, ir al hospital, o ir a trabajar es mucho mas duro, todo ello mientras las autopistas de peaje con precios altísimos están infrautilizadas como p.e la AP-71 y habiendo cientos de carreteras de la red secundaria en mal estado.


Toda esta situación viene motivada por dos factores: Uno de la propia crisis en la que nos encontramos y dos por parte de la gestión que hace el poder político en cualquier institución ya sea la JCyL o el estado. Sea este de derechas en la junta o socialdemócrata como el que ocupa el gobierno actual en el estado español.


La palabra crisis es muy utilizada, se repite constantemente en medios y declaraciones y normalmente muestra una visión sesgada e incompleta de sus orígenes, y de lo que realmente significa crisis bajo el estado actual de las cosas. Tras los periodos mas intensos de la pandemia los medios de información y fuerzas políticas nos situan que estamos en un momento de parón e incertidumbre, los mensajes que recibimos van desde la esperanza de una lenta y tenue recuperación en ocasiones hasta los nuevos puntos de la economía que está marcando la agenda de los grandes poderes. Como puede ser la supuesta transición ecológica y energética, los nuevos cambios en el sector productivo como el “teletrabajo” “revolución tecnológica” “flexibilización” “economía de la información” “economía circular” y un largo etc. Palabros que esconden a la hora de su aplicación, un aumento de los niveles de miseria y perdida de derechos del pueblo trabajador


Si volvemos a hacer el ejercicio mental de aterrizar todos estos conceptos y cambios estructurales que estamos viviendo, podremos comprender tres aspectos clave que harán poder discernir que trascendencia tienen para el pueblo y sobre todo a donde nos dirigen:


1. Todos estos cambios en la economía y dictados del poder político son algo global, el capitalismo opera como un sistema universal en cualquier parte del mundo y se mueve casi sin barreras, las economías de la mayoría de los estados se encuentran supeditadas al dictado del poder económico mundial, son los estados los que facilitan que todo suceda de esta manera y no de otra. En el caso del estado español es mas que evidente, Europa marca el camino a seguir a cambio de un control y seguridad. La falta de soberanía es total, el estado español cumple una función secundaria dentro de Europa, como mercado de servicios y turismo, asique solo un gobierno que se muestre desobediente y rupturista asumiendo las consecuencias puede enfrentarse a los mandatos externos impuestos, hecho que no ocurrirá sino se recupera la capacidad de movilización del pueblo por sus condiciones de vida. Aquí en el País Leonés esto es cuestión de vida o muerte ante el colapso total que nos encontramos.


2. Las crisis son el mecanismo de ordenación utilizado por el capitalismo para eliminar cierto capital improductivo, por eso los grandes siempre ganan ya que eliminan competencia de los mas pequeños. Las crisis son un aspecto estructural del sistema capitalista, fueron muchas las acontecidas desde su nacimiento como crack 29, la de los años 70, siendo incapaz este de ponerse en la senda de los beneficios eternos. Asique podemos decir que esta crisis económica es estructural e integral: crisis ecológica, bloqueo económico, fallos y retrasos en los transportes, falta de recursos y materiales, encarecimiento de la producción y transporte de energía, subida de precios generalizado, paro endémico cada vez mas alto... No simplemente es un parón del crecimiento sino que se muestra el fallo de raíz del propio sistema: el imposible crecimiento infinito y la cada vez mayor reducción de la tasa de beneficio. Todo este proceso está lleno de contradicciones, así la producción de energía podría ser mas eficiente y sostenible pero se exporta carbón de Indonesia mientras las minas del Bierzo están paralizadas o las térmicas derruidas y sin inversiones o se vacian nuestros pantanos como el zamorano de Ricobayo en beneficio exclusivo de Iberdrola Por eso cada vez estas crisis son mas frecuentes, virulentas y necesitan de reformas mas profundas.


3. Las crisis sirven para acometer reformas fundamentales en los pilares de la economía que asienten la dominación de la clase alta sobre el pueblo, ya que este carece totalmente de poder, encontrándose dominado en la actual dictadura económica, en la que nuestros intereses no se ven representados, porque quedan siempre relegados a los del poder económico bajo el supuesto interés general. Se nos repite constantemente que hay que asumir esfuerzos y reformas para recuperar la senda del crecimiento, y que será bueno para “todos”. Lo que se esconde tras esos discursos es la necesidad básica de relanzar las tasas de beneficio, y para ello se aplastan, como podemos comprobar, nuestros derechos, es el caso de la “no reforma laboral” acometida por Podemos, CEOE, UGT, CCOO, PSOE en la que una demanda histórica como era la derogación de las reformas laborales del PP, se ve truncada por una modificación absurda y simplista de aspectos mínimos del ordenamiento laboral, todo ello mientras las tasas de contratación temporal están en máximos. Otro ejemplo de como los beneficios del capital están por encima de nuestras propias vidas sería el perjuicio de las condiciones de vida del pueblo a causa del encarecimiento de la vida con las subidas de precios de luz, combustibles, alquiler, alimentos y productos básicos, aumentado el empobrecimiento mientras los salarios, ayudas y convenios colectivos se encuentran paralizados. Es el caso del ineficiente salario mínimo interprofesional que tan solo sube unos euros, pero la subida del IPC es de mas del doble.


Es mas evidente que nunca el funcionamiento estructural del sistema político; en los momentos de crisis sus beneficios económicos se situan por encima de la vida misma, donde toda medida se ve atravesada por el mandamiento fundamental del capital; beneficios para una sola clase, para la propietaria y poderosa. Claro ejemplo de ello, es la falta de inversión en el sistema público sanitario, una falta total de interés y dejadez por parte de instituciones de reforzarlo para tener un sistema de calidad y universal. Todo lo contrario, nos encontramos en un proceso de desmontaje del propio sistema público de salud, así vemos retrasos históricos, falta de recursos en atención primaria, cierre de consultorios rurales, falta de servicios de emergencia o del seguimiento de enfermos/as crónicos/as. Vemos como el sistema público de salud ha sufrido un proceso de privatización y recortes durante décadas en todas las CCAA, siendo el caso de CyL sea mas fragrante por la grandísima desatención que sufrimos, todo ello mientras estas instituciones otorgan subvenciones al sector privado para un supuesto “ahorro” de costes y fomentar el clasismo y segregación entre un sistema público para pobres y uno privado de “calidad” para ricos. Con la llegada de la pandemia, vimos y seguimos viendo por que la situación no mejoró, como fue totalmente desbordado, con insuficiencia de personal, y con trabajadores/as sufriendo grandísimas cargas de trabajo y estres.


Esta afirmación de que los beneficios se situan por encima de la vida misma, se ve también reflejada en las medidas que acomete el gobierno “mas progresista de la historia” respecto al problema energético. Anunció una intervención del oligopolio eléctrico, para semanas mas tarde por decreto, redujo al mínimo el porcentaje de intervención sobre los beneficios. También con el subsidio mínimo o la protección por medidas fiscales para hacer frente a las facturas de luz y gas, que en cierto caso si que están ayudando a cierta parte de la clase trabajadora, pero que las trabas burocráticas y criterios hacen que mucha gente queda fuera de su rango de aplicación.


Analizando podriamos decir que todas estas medidas son insuficientes y no atajan el problema, solamente lo maquillan y lo retrasan, ya que por un lado el crecimiento de los beneficios privados sigue en ascenso, y por otro que la pobreza cada vez es mas agresiva y alcanza a mas porcentaje de la población. Hay una total falta de voluntad por parte de partidos, y sindicatos mayoritarios de hacer frente a los efectos de la crisis, por que esos efectos son parte misma de la crisis. Desgraciadamente ante los momentos de letargo que vivimos parece utópico y radical, pero hay que recuperar el discurso y la organización para incidir en la realidad, para hacer frente a esa ofensiva a nuestras condiciones de vida y derechos.


Un discurso contra la propiedad de los recursos energéticos en manos privadas, contra la privatización y recortes de los servicios públicos, contra el expolio de los recursos energéticos del pueblo leonés, por el control del pueblo de estos recursos y beneficios para luchar contra la pobreza y el desequilibrio territorial, y por unos suministros energéticos y servicios universales, de calidad y gratuitos.


Fuente: Jorge Aller García

Fotografía: jorge Aller García - archivos


relacionada Fin de campaña: Después del 13F seguimos el camino
relacionada Cobertura e internet en el mundo rural
relacionada Carta abierta a Isabel Díaz Ayuso: “Madrid: Una nueva identidad”
relacionada San Isidro desde el corazón
relacionada Ilusión, esperanza y Hogar...

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

APOYOS OFICIALES

© DiarioDeValderrueda.es - Periódico Digital de Noticias y Eventos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina


Calle La Puente Nº 47, Valderrueda, 24882 (León) - Todos derechos reservados

Diario de Valderrueda ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que se ha renovado el diseño y se han creado aplicaciones móviles, para mejorar el posicionamiento web, la usabilidad y la creación de un canal propio de distribución de contenidos. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de León.