Diario de Valderrueda
A qué huele mi pueblo...A qué huele Villalfeide
domingo, 23 de enero de 2022, 19:20
OPINIÓN - MONTAÑA LEONESA

A qué huele mi pueblo...A qué huele Villalfeide

|

A qué huele mi pueblo...A qué huele Villalfeide.

"Villalfeide huele a las cuatro estaciones del año, porque todas  ellas son mágicas en este rincón entre ríos y montes".


Villalfeide


En junio huele a la escoba que empieza a florecer. Como dice mi amiga Alma, huele a verano. Pronto, la montaña entera se tapiza de amarillo y huele a sol y a cielo azul. Después del soslticio se van  sumando los aromas del hipércio, de las manzanas silvestres y de las fresas.


Huele a vacaciones y a risas si junto al pilón se apiñan, desordenadas, las bicis de los niños, a las chuches del quiosco de Otilia. Y a nervios y a nuevas normas cuando, a la caída del sol,  se escapan por la ventana los vapores de pimientos y tortilla, de empanadillas y huevos, de las cenas que se devorarán con ansia antes de salir a jugar al escondite (que huele a nervios, a risas y a primeros besos).


Huele a agua el día de la diana, a chorizos recién hechos, a sueño de ayer y a orujo.

Cuando se acerca el otoño llega el olor a calma, a hogar, a atardeceres naranjas.Deja de oler a cohces y huele a moras y a manzanas .Poco a poco, se llena el aire de olor  a carbón y a leña. A veces huele a lluvia y a tierra, a charcos templados y a luz. Debajo de mi calle huele a sidra y a comunidad, a comida entre amigos, a risas.


La Noche de  Ánimas las calles de Villalfeide huelen a cera y a fuego. Huelen a castañas asadas, a queimada y a chocolate  caliente. Huele a nervios, a alegría , a trabajo bien hecho.


Con la primera nevada no huele a nada:la nieve guarda el secreto del silencio hasta para eso. Pero poco después, ya en invierno, mi pueblo huele a dulces y a ternura. A cafés calientes en el bar con Juanjo, a tapas los sábados por la manaña, a roscón para los que aún esperamos a Sus Majestades de Oriente y a torta de Año Nuevo que alguien subió de Matallana.


En carnaval huele a risas y a carreras, a Los Caretos, a pintura de cara, betún y cenizas. A sopas de ajo, a queso de Mosto, a salchichón de Coladilla. A manos generosas de vecinos  que comparten con todos delicias que saben a empanada, a tortilla, a bizcocho...pero también a cariño, a fiesta y a tradición.


Las flores inundan nuestras montañas en primavera y también nuestras calles, que huelen a caléndula, malva y diente de león.


Ahora tengo miedo. Me asusta que todos esos olores se alejen , empujados por las aspas de ventiladores gigantes. Que solo huela a camiones y enormes maquinarias. Que la sombra de los molinos gigantescos tape la luz y los olores de mi pueblo. 


Fuente: Vanesa Díez

Fotografía: Villafeide


relacionada ​Llegan, destruyen y se van...
relacionada La Ruta Vadiniense, un desastre medioambiental entre Cistierna y Sabero
relacionada Donde la poesía vuela
relacionada “Perspectivas”...Por Marina Díez

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

APOYOS OFICIALES

© DiarioDeValderrueda.es - Periódico Digital de Noticias y Eventos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina


Calle La Puente Nº 47, Valderrueda, 24882 (León) - Algunos derechos reservados

Diario de Valderrueda ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que se ha renovado el diseño y se han creado aplicaciones móviles, para mejorar el posicionamiento web, la usabilidad y la creación de un canal propio de distribución de contenidos. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de León.