Diario de Valderrueda
Pisando leyendas
domingo, 22 de mayo de 2022, 05:52
OPINIÓN - MONTAÑA LEONESA

Pisando leyendas

|

Pisando leyendas...Por Noemí Suarez Blanco.


DSC0272 editada


De todos es sabido que en nuestra provincia existe un amplio abanico de tradición oral. Esta tradición oral está repleta de canciones, romances, dichos, cuentos,... y leyendas.


Hace unos días, persiguiendo uno de esos cuentos que se contaban a los niños y descifrando esas leyendas que se narraban a la lumbre del invierno, me topé de pronto con la realidad. Porque no hay nada que abra tanto la mente y la imaginación como materializar uno de esos lugares de (y con) leyendas.


Hace unos días, después de bastantes búsquedas, encontramos la entrada de la 'Cueva de los Moros'. O más bien lo que queda de ella. Allí, entre los montes y el Castillo de Alba. Una zona abrupta, maltratada, entre maleza y rodeada por la amenaza de una cantera en explotación hayamos los restos de una cueva que no solo es una cavidad sino que es y significa mucho más.


DSC0256 editada


Cuenta la leyenda que cerca del castillo había una cueva por la que los moros entraban con sus caballos y atravesaban un gran trecho para que estos bebieran agua en el río Bernesga (al otro lado del monte). Son muchas las leyendas sobre los moros y predominan en nuestras comarcas hasta tal punto que aún hoy en día muchos nombres y lugares les deben su nombre. Así como las historias de castillos, cuevas y tesoros. Vencidos siempre en cruentas batallas contra los cristianos y 'obligados' a ocultarse, facilitando así tantas fábulas y misterios.


Hasta mí llegan las vivencias y los recuerdos de nuestros padres, cuando en su juventud rondaban las colladas y campares cerca de la cueva. Cuando, mientras las ovejas sesteaban, ellos exploraban y se dejaban atraer por eso que provocan estos lugares. Recuerdan algunos que se entraba de pie, agachándose un poco al entrar y seguían un largo trecho hasta una zona estrecha donde ya no se adentraban por miedo a posibles derrumbes. Recuerdan algunos asomarse al estrecho y ver continuar la cueva hasta donde alcanzaban sus ojos. Allí hacia donde, según las leyendas, se adentrarían los moros con sus caballos.


Estos niños ya contaban con las historias de sus padres, que recordaban entrar completamente de pie y en la boca de la cueva una especie de mesa tallada en piedra les recibía. Ya ellos fueron curiosos exploradores. Ellos también sintieron esa atracción provocada por el lugar y las leyendas.


DSC0264 editada


¿Cuántas cosas perderemos de esas leyendas después de generaciones? Cuántas palabras y recuerdos dejarán un día de ser vivencias y pasarán a la leyenda.


Es complicado describir la emoción del momento en que vi esa, hoy en día, pequeña abertura. Tras la sensación de saber que posiblemente no hallaríamos nada no cesamos en el intento de buscarla. Nos guiaban las historias de nuestros abuelos y seguíamos los pasos de todos aquellos que se acercaron atraídos por esa magia especial. Y allí delante, contemplando, como también lo harían mis padres y abuelos y bisabuelos ... allí delante la imaginación hecho el vuelo.


Ya dice el gran Julio Llamazares: Desde esta misma roca contemplaron la doma de los potros que habrían de montar en el combate. Junto a este mismo río levantaron sus cabañas, derramaron sus rebaños y leyendas y bebieron el profundo licor de las grosellas. [...] Todavía se escucha, cuando nieva en la noche, el eco de sus flautas y cítaras perdidas. Todavía se escucha, cuando nieva en la noche, el rumor de sus gritos guerreros. [...]


Si pones atención todavía se escucha. Se escucha la historia, se escuchan las leyendas, se pueden oír los cuentos de nuestros abuelos. Al final llega el momento concreto en el que te das cuenta de que todo eso que te contaban de niño, eso que palpas ahora, tiene mucho más de magia cuando se torna a los lugares. Esos lugares donde un día se fraguó la leyenda y por donde tanto tiempo ha pasado como vidas lo han transitado.


Los ecos pasados que solo necesitan atención y, sobre todo, dejarse llevar en la imaginación.


Fuente: Noemí Suarez Blanco

Fotografía: Noemí Suarez Blanco


relacionada Ilusión, esperanza y Hogar...
relacionada Un poblado indio en la Montaña Leonesa
relacionada Otra vida. Otros tiempos...
relacionada ¿A qué huele mi pueblo? Me dices tú

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

APOYOS OFICIALES

© DiarioDeValderrueda.es - Periódico Digital de Noticias y Eventos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina


Calle La Puente Nº 47, Valderrueda, 24882 (León) - Todos derechos reservados

Diario de Valderrueda ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que se ha renovado el diseño y se han creado aplicaciones móviles, para mejorar el posicionamiento web, la usabilidad y la creación de un canal propio de distribución de contenidos. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de León.