Diario de Valderrueda
San Valentín ¿Lo celebramos?
jueves, 22 de abril de 2021, 16:33
ENTREVISTAS - CULTURA

San Valentín ¿Lo celebramos?

|

San Valentín ¿Lo celebramos?.

La escritora Marina Díez, de Sopeña de Curueño, nos muestra su visión de este día y nos deslumbra con dos preciosos poemas.


Crystal 245288 1920


Hoy es catorce de febrero, un día más en el calendario anual. Este, en concreto, suele venir marcado en rojo y si los diseñadores de almanaque son un poco romanticones o intentan imitar a los que llevan la página de Google recargarán con flechas, corazones y demás festival “sanvantilesco” esos dos números de febrero. 14. Un uno y un cuatro. ¿Por qué hoy se celebra y qué se celebra? Eso llevo años explicándolo en las ondas de la radio universitaria y seguro que ya lo habréis escuchado o leído en los diferentes medios de comunicación que hoy se harán eco de una nueva celebración con pandemia y precauciones.


Podríais decirme que es una celebración comercial, que gastamos mucho o invocar a esa maravillosa frase de “San Valentín es todos los días del año”. Y os daré la razón quitándoosla al mismo tiempo. Es cierto que, en nuestra vida, por suerte, vivimos rodeados de amor, pero, aunque lo disfrutemos todos los días tendréis que admitir que si os cae un detallito os hace ilusión. Además, con todos los días del año llenos de efemérides me parece justo tener un día para celebrar el amor. Ahora bien, qué es el amor. ¿Nos vale cualquier película romántica para tener un master en qué debemos de celebrar este día? Hoy, en nuestra provincia, son muchas las mujeres que han salido a la calle disfrazadas de princesas para reivindicar que San Valentín sí, pero que lo que nos vendía Disney de pequeños y el patriarcado no nos sirve. “Si en todo el año no miras para mí ¿me vas a traer rosas? ¡Te las tiro a la cara o a la basura!” Y pobres, que la culpa no es de las flores.


Que os quiero decir con esto, y más con la que está cayendo, que si tenéis a alguien a vuestro lado que os quiere y por quien sentís un amor real, uno sin condiciones, que no duela, que aporte, uno sano… os debéis sentir afortunados, porque esa magia no todos tenemos la suerte de atesorarla. Y que el amor no es solo tener una pareja, igual disfrutáis de unos padres, unos hijos, unos amigos maravillosos y ya estáis llenos con vosotros mismos; eso que nos vendieron de las medias naranjas… Ni somos medias, ni buscamos trozos. Celebrad esa felicidad de teneros cerca y poder disfrutaros, que estará igual de bien sea el amor que sea, mientras os acompañe en ese camino de vida. Lo demás, dejadlo para otros días. Las posesiones, los son míos, los regalos de culpabilidad, esos, quedáoslos para vosotros mismos, no queremos pantomimas, ya nos cansamos de imposiciones y aquí cada uno que disfrute a su manera.


Yo me voy a hacer una tarta de color rosa con mi hija, que me ha regalado un dibujo precioso de un corazón azul (que sabe que es mi color favorito) y a disfrutar de una tarde de poesía en directo. Y para los que aún creéis en el amor con la que está cayendo, gracias. Sois como unos unicornios de un cuento de hadas, más que necesarios, preciosos e insólitos. No dejéis que os roben la ilusión de que no existís. Mi alma de poeta sonreirá al distinguiros por la calle del mismo modo que sonríe con el mensaje de “Te quiero. Feliz San Valentin” que me escribe mi mejor amigo cada año. Y es que el amor es eso y, si lo etiquetas, lo enfrascas o lo tienes que moldear para que te sirva, no es. No se debe obligar a querer, no se puede. Todo lo que nazca, bienvenido sea; el resto, dejadlo ir.

Por si aún no os ha quedado claro lo que quiero trasmitiros, os lo resumo en este poema que escribí, hace ya tiempo, en un bar llamado Belmondo.


Nos mintieron


Nos mintieron.
Desde pequeños nos enseñan
que no hay amor imposible,
que si lo intentamos, una y otra vez,
llegaremos él,
y lo hay, lo eres, lo somos…

Somos
esa maldita excepción que confirma la regla.
Hasta existen leyendas que lo demuestran,
el sol y la luna, por ejemplo,
de los que tantos versos se han escrito.
se aman, no coinciden más que en extrañas ocasiones;
pero lo hacen,
y nosotros no tenemos eclipses;
somos esa, maldita, excepción.

Nos mintieron,
la felicidad no está en encontrar
una media naranja,
igual somos más de limones,
o de aguacates, o de piña.
Y, desde luego, no somos medias,
ni buscamos trozos.

A mí que no me vendan media fruta,
prefiero verla entera,
con sus partes buenas y relucientes
y las malas,
porque, al fin y al cabo, nos las comemos todas.
Si me apuras,
casi, de conocer parte,
prefiero la mala;
así me sorprendo con la buena.

El caso es que nos mintieron,
y hasta ahora, que no lo vi,
me encontraba buscando eclipses y zumos,
que son bonitos y están ricos,
pero hay mucho más allá,
que merece la pena ser visto y probado,
por ejemplo, tú.

Nos mintieron.

Vale, os reconozco que puede que no sea el poema más romántico del mundo, pero sí es un poema real. Y eso, eso es mucho más importante. Aunque, para no dejaros con este sabor de boca, me despido con otro poema, escrito un tiempo después en el Culture Coffe de León (sí, suelo anotar dónde y cuándo escribo mis versos).


Café de mirada


Me declaro adicta a tu café de mirada:
mezcla perfecta de tempestad y calma,
me confieso embelesada por esa idea de un nosotros
que está a medio camino entre nuestros miedos y ganas;
me confirmo seguidora de tu risa
y de tu forma de ver el mundo;
parece un sueño -pero es real-,
y qué más da el cómo nos conocimos.

Sí, es verdad,
lancé una moneda al aire
buscando una respuesta
y apareció tu cara.
Por una vez,
voy a tener que creer que tengo suerte
en el azar.
Y es que, por primera vez en mucho tiempo,
han vuelto las mariposas,
esas que me hacen volar.
Y tú lo consigues sin trucos, sin magia,
siendo tú,
haciéndome sentir yo.
Y me encanta.

Eres tan bonito, que prefiero besarte
que versarte,
y eso que eres poesía,
pues, cada vez que te veo,
de mis labios solo salen metáforas
de algo que creí olvidado:
el amor, el de verdad,
el de sin condiciones.
Me has robado el alma,
que ahora se pasa el día
bailando con la tuya,
esperando a que nuestros cuerpos
hagan lo mismo.

Y que es que quiero que me hagas el amor,
el de tu vida.


Feliz San Valentín a todos los que os apetezca seguir celebrando el amor, y a los que no, también.


Fuente: Marina Díez Fernández

Fotografía: archivos


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

APOYOS OFICIALES

© DiarioDeValderrueda.es - Periódico Digital de Noticias y Eventos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina


Calle La Puente Nº 47, Valderrueda, 24882 (León) - Algunos derechos reservados

Diario de Valderrueda ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que se ha renovado el diseño y se han creado aplicaciones móviles, para mejorar el posicionamiento web, la usabilidad y la creación de un canal propio de distribución de contenidos. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de León.