Diario de Valderrueda
Viajes en FEVE desde León y apoyo al turismo "slow"
sábado, 24 de octubre de 2020, 14:12
OPINIÓN - MONTAÑA LEONESA

Viajes en FEVE desde León y apoyo al turismo "slow"

|

Viajes en FEVE desde León y apoyo al turismo "slow".

Carta abierta de Mª Ángeles Martínez Mingueza para potenciar el servicio de Feve-Renfe entre León y su Montaña...


Feve cistierna


Estimadas Autoridades y Representantes institucionales:


La Montaña Oriental Leonesa es un paraíso cercano y con un especial magnetismo para quienes amamos la naturaleza y apreciamos el encanto de “lo rural” y de lo auténtico.

Soy una madrileña con raíces familiares en la zona, ejerzo de visitante y turista en las comarcas de Cistierna/Riaño y, desde 2014, me he convertido en usuaria frecuente de la línea del ferrocarril de vía estrecha (F.E.V.E.) entre León y Cistierna, un tren “hullero” nacido en 1894 y convertido casi en un tren de cercanías “con encanto”, donde hay “factores” de estación con gorra y silbato y cobradores uniformados en los vagones. Este pequeño tren, cual “oruga” que avanza sobre la vía, recorre paisajes dramáticos (en el sentido más escénico de la palabra) agarrándose a laderas escarpadas, atravesando pueblos, montañas y ríos (las cuencas del Esla, Porma y Torío), y parece el hermano menor del ultrasónico “pato” AVE que discurre por trazados más simplificados.


Pero, además de disfrutar del paisaje circundante, un territorio que genera emociones con solo contemplarlo, en los últimos años estoy viviendo con angustia y enfado la decadencia y lenta agonía a la que está sometida la línea de ferrocarril de vía estrecha entre León y Cistierna (que continúa hasta Guardo, ya en Palencia), lo que constrasta con su declaración como servicio público esencial (locomotoras obsoletas que se estropean con frecuencia y causan largas demoras, frecuencias de paso suprimidas, falta de personal en las estaciones y en los trenes, etc.). Por no hablar de los años que lleva cerrada la Estación en León y que obliga a que los últimos/primeros kilómetros del recorrido se hagan en autocar desde un apeadero de la Universidad. ¿Cuándo tienen previsto reabrirla y facilitar así el viaje, tanto en comodidad como en reducción de tiempo y de gastos de combustible y energía?


Un trayecto de una hora con cincuenta minutos para realizar unos 55 kilómetros de distancia, con 32 paradas entre estaciones y apeaderos (haya o no viajeros) se ha convertido en toda una aventura “de riesgo” cuando no se sabe si la locomotora se va a volver a parar en medio de un puente, o si la enfermedad de un conductor, sin sustitutos, va a suponer un “parón” generalizado en ambos sentidos de la línea:

https://www.renfe.com/es/es/cercanias/cercanias-feve/mapas


Aún deben tener en los archivos de FEVE  mis escritos de años anteriores con reclamaciones y quejas en este sentido.


Para los locales, especialmente población envejecida que necesita la FEVE para desplazarse a otros pueblos o a León para comprar, ir al médico o a hacer gestiones (allí donde no hay o no se conoce Internet), porque no tienen otro medio de transporte, la escasez de frecuencia, la lentitud y los fallos en el servicio son un grave problema que les resta calidad y opciones de vida. Esta línea de FEVE es como una arteria que riega toda la zona, tanto a los pueblos con estación como a los que sólo tienen apeaderos, y también es de gran valor para aquellos otros más pequeños ubicados en las cercanías.


El turista busca “experiencias memorables”, para las que el principal reclamo es el hecho diferencial y que el destino genere “emociones”. Y para los turistas “slow”, que desean saborear el paisaje en cada minuto de sus vacaciones, la línea de FEVE entre León y Cistierna puede ser una verdadera atracción: ¿cómo no se le ha ocurrido a nadie revalorizar y poner en valor los múltiples recursos paisajísticos y patrimoniales (de naturaleza, cultura y gastronomía) que, a su paso, constituyen los tesoros y encantos de esta zona de la Montaña Oriental Leonesa? Porque, más allá del Museo del Ferroviario en Cistierna y de sus concursos gastronómicos de “Olla Ferroviaria”, no conozco iniciativas que sirvan para poner en valor lo que supone esta línea de ferrocarril de vía estrecha.


AHORA que está de moda hablar de alternativas para la España “vaciada”, que no es más que la España Rural a la que se deja morir; AHORA, que vivimos momentos críticos de pandemia mundial, cuando la gente quiere, más que nunca, respirar aire puro; AHORA, cuando se revalorizan los destinos de proximidad para hacer turismo; AHORA, con una conciencia generalizada para consumir productos de kilómetro 0 y locales, con los beneficios para fijar población, usar el transporte público y mejorar el medioambiente: la línea de FEVE entre León y Cistierna es un recurso básico para acceder a destinos “de proximidad” y con atractivo para los habitantes del propio León, de Valladolid y de Madrid, bien conectadas con el AVE y con población urbana deseando “desconfinarse” en zonas rurales. A esta línea de FEVE no se la puede matar por omisión o “inanición”.


Actividades incipientes y esporádicas en la zona como son la observación de estrellas (gracias al Museo de la Siderurgia de Sabero), o de aves serían aún muy ecológicas si el desplazamiento hasta estas zonas de cielos limpios no fuera en coche sino en FEVE.

La línea de FEVE presta servicio todo el año, y esta zona tiene atractivo turístico no sólo en primavera-verano sino también en otoño (montañas y colinas tapizadas en tonos rojizos) e invierno (ver el paisaje nevado desde el confort del vagón es un goce que he podido experimentar sin peligro). Adjunto como Anexo a esta Carta diversas fotografías tomadas por mí desde los vagones en diversos puntos del recorrido y épocas del año.


Por eso, comparto aquí algunas ideas, a ver si desde las instituciones públicas y privadas competentes les pueden sacar rendimiento y comercializar a través de agencias de viajes culturales, de senderismo, federaciones de deportes, etc., y servir también para disfrute de los turistas familiares e individuales:


1. Cada Estación de FEVE a lo largo del recorrido (León, La Vecilla, Boñar, Cistierna, etc.) debería convertirse en un Centro de Interpretación de la zona, con un mapa geográfico (que incluya rutas BTT, rutas de senderismo, fotos) y un directorio de recursos (reseña de historia, personajes ilustres o populares, puntos de interés, establecimientos de hostelería y restauración, tiendas, teléfono de taxistas y médicos, etc.). Hasta un tablón de “vocabulario autóctono” sería útil (que los visitantes sepan que si aquí les llaman “guaje” o “cazurro” no se trata de  insultos).


También las Estaciones, con horario de apertura más amplio que las tiendas convencionales, podrían tener un pequeño corner de venta con una vitrina de promoción de productos de la zona (embutidos, miel, vino, etc.), o bien una máquina de vénding de dichos productos, como la que se ha hecho popular en el Barrio Húmedo de León.  Hay que recordar que alimentos como la cecina, la morcilla y el chorizo, el pan de leña, los Nicanores de Boñar o los Lazos de San Guillermo de Cistierna, entre otras muchas “delicatesen”, tienen sus hogares en localidades que bien merecen una visita sólo por comerlos en alguno de sus restaurantes.


2. Guía Visual de la línea que, al estilo de las desarrolladas por Metro de Madrid y para las estaciones de Cercanías (ver ejemplos a continuación), inspire los viajes de proximidad a este territorio. https://www.20minutos.es/noticia/1892582/0/metro-madrid/plano-turistico/atractivos-ciudad/.


Además, dicha Guía debería estar colgada en la web de FEVE de “Experiencias”: https://www.renfe.com/es/es/experiencias


Muchas veces me he preguntado cuáles serían los puntos de interés en el entorno de algunas de las localidades atravesadas por la línea y que tienen nombres tan “biensonantes” como Campohermoso, Aviados o San Feliz.


Si la línea sigue funcionando, algún día me bajaré en esas paradas sólo para tratar de averiguarlo.


1. Promoción e imagen. Celebridades como el escritor leonés Julio Llamazares o el aventurero Jesús Calleja podrían ser grandes Embajadores de la línea de FEVE y sus localidades. No en vano, “El Río del Olvido” ya habla de un recorrido que realizó el escritor allá por 1981 y que incluye algunas localidades del trazado ferroviario.


Quizás algún Alcalde pueda dedicarles una plaza, una calle, etc. O incluso renombrar alguna de las estaciones de FEVE en su honor, como se hace ahora con los aeropuertos.

Además, el Parador de San Marcos, cuando se reabra, podría ser utilizado como escaparate de la oferta para atraer un turismo de calidad a la zona (en sana competencia con otras partes de León también llenas de atractivos y con marcas turísticas reconocidas). 

Si el “Transcantábrico” ha venido pasando y parando por alguna de las estaciones de esta línea, como Cistierna, por algo será.


Los propios trabajadores de esta línea de FEVE seguro que podrían contar muchas historias de lo vivido en este ferrocarril (historias de amores, aventuras, etc.). Hay que contar con ellos y animar el espíritu y el orgullo corporativo que siempre les ha acompañado.


2. Otras múltiples iniciativas: que los visitantes pudieran conseguir un “Pasaporte” junto con su billete de viaje que, al sellarlo en las estaciones de FEVE, les diera acceso a ofertas comerciales; realizar concursos de fotografía desde el tren; hacer concursos tipo quiz con preguntas sobre la zona; incluir hilo musical en el tren y/o en las estaciones con grupos de Folk leoneses que mantienen viva la memoria de las canciones tradicionales de estas localidades, o bien celebrar Filandones para turistas en invierno o Gymkanas,  son temas que exigirían una reflexión mayor que excede la intención de esta Carta.

No obstante, aunque alguna de las actividades propuestas no se pueda realizar en estos momentos, es precisamente AHORA el tiempo de empezar a prepararlas para ponerlas en marcha en cuanto sea posible. Porque si no se aprovecha este momento crucial para cambiar ciertas perspectivas y salir de la zona de confort … entonces se estaría avocando a esas localidades, con sus poblaciones y entornos, a una muerte lenta y segura y a la “huida” de la poca población que le va quedando.


Además, la zona recorrida por la línea de FEVE de León a Cistierna se encuentra en el imaginario colectivo de muchas familias que tuvieron que emigrar a otros países (Francia, Alemania, etc.), por lo que sus recuerdos (la “memoria histórica”, tanto de los que se marchan como de los que se quedan) se vincula a vacaciones, tiempo compartido con familias y amigos, etc. Es un capital emocional clave para trabajar en una estrategia de turismo “de raíces” en la que, obviamente, hay que involucrar a los habitantes de la zona para que puedan aportar ideas y así generar mayor adhesión y apropiación sobre las acciones que se realicen. Y sólo contando con todos los habitantes se puede fomentar y crear ese “Orgullo de Montaña” en el mejor de los sentidos.


Los efectos multiplicadores del turismo, bien gestionado, serían innumerables y  evitarían el DECLIVE de la FEVE, apoyarían a los pequeños emprendedores que han abierto empresas de turismo rural y turismo activo y respaldarían el trabajo de asociaciones deportivas y culturales (como la del Club de Montaña Los Rejos de Cistierna o la de Amigos de la Ruta Vadiniense) que luchan, con recursos muy limitados, para preservar el rico patrimonio cultural y etnográfico.


La colaboración público-privada es clave en el desarrollo humano y turístico de la zona: de nada serviría gastar dineros y presupuestos en anuncios publicitarios si no hay unas bases de “orientación al cliente” entre los empresarios hosteleros (muchos de ellos autónomos reconvertidos y hechos a sí mismos con más o menos tino).


Hay muchas cuestiones que se pueden ir puliendo para prestar un servicio de auténtica “calidad turística”.  Para ello, una necesaria inversión es la formación para mejorar la profesionalización del sector. La orientación al cliente comienza por poner esa “tapina” gratis con el vino, una costumbre que “presta” mucho a locales y foráneos que visitan vuestras localidades, y continúa por tener carteles en las puertas de los comercios con los horarios de apertura (lamentablemente inexistentes o incumplidos en muchos casos) o por despedir con unas palabras amables a los huéspedes del hostal (palabras y sonrisas que he echado en falta en alguna de mis experiencias - parece que el carácter áspero de las rocas montañosas hace mella también en algunos comerciantes que tratan a los turistas como si fueran ellos, los dueños del establecimiento, quienes les hacen un grandísimo favor personal al atenderles).


Y no hay que olvidarse del papel que puede jugar la Universidad de León, que, con sus expertos y tesis doctorales (sobre flora, fauna, geología, economía, sociología, etc.),  podría ayudar a visibilizar oportunidades, ya que a los “locales” les puede costar detectarlas porque viven inmersos en su “normalidad” y en una zona de confort que genera miopía, pero quien lo ve con ojos nuevos puede ayudar a apreciar posibilidades que sirvan en una “nueva normalidad”.


Alguien dijo que nosotros no heredamos la tierra de nuestros padres sino que la tomamos prestada de nuestros hijos, y aún estamos a tiempo de evitar la muerte de ese territorio porque hay gente con ilusión que trabaja día a día y, con su ejemplo demuestra, sin algarabías, que todos juntos podemos sumar nuestro granito de arena y hacer del entorno en el que estamos un lugar más humano y habitable.


Me gustaría que esta Carta Abierta y las sugerencias y reflexiones vertidas en ella, que también voy a compartir con los medios de comunicación, cuyos profesionales prestan  un gran servicio al mostrar los rincones maravillosos de nuestro país y elevar el ánimo en épocas como la vivida del “confinamiento”,  sirvan para poner el foco de atención en una situación que exige la cooperación entre todos los agentes implicados: aún hay tiempo para poder cambiar el curso de la Historia de la línea de FEVE entre León y Cistierna, una arteria de “vida” que conserva su magia.  Y ojalá que, dentro de un año, miles de personas de toda España estén visitando su Tierra y el “Orgullo Montañés” se haga viral.



Les deseo mucha suerte y acierto en el desempeño de sus responsabilidades públicas. 


Fuente: Mª Ángeles Martínez Mingueza

Fotografía: Estación de Feve Cistierna - DDV+


relacionada La línea de Feve León-Cistierna-Guardo recupera este sábado seis rutas
relacionada Delegación del Gobierno quita la multa al ganadero leonés por el atropello del tren de Feve a una vaca
relacionada Adif adjudica este miércoles las obras de FEVE entre León y Guardo por 19 millones de euros
relacionada Un camión queda encajado debajo del puente de Feve en Guardo

5 Comentarios

1

Excelente carta con muy buenas propuestas. Es una pena que un tren que permite acceder a algunos de los paisajes más bellos de España: riberas del Torío, Curueño, Porma, Esla, Cea... no se cuide más. Yo añadiría a los alicientes citados, los corros de aluches y el libro de J. P. Aparicio "El Transcantábrico".

escrito por Jesús Martínez 21/ago/20    20:44
2

excelente memorandum es una idea de lo mas sugestiva y hara crecer sin duda el interes por nuestra montaña y asi dar vida alas excelentes instalaciones y personas de esa comarca.

escrito por jose luis 21/ago/20    10:16
3

Igual que donde vivo en galicia.la zona de ortigueira,cedeira ...etc...trenes de 1 solo vagon,de gasoil y sin saber si se llegara o si saldra siquiera....una verguenza inversion en AVE para los "señoritos",mientras muchisimas zonas de españa ni tienen transporte basico....asi se nota q todos NO somos iguales aunque paguemos los mismos impuestos....

escrito por Irati 20/ago/20    19:38
4

Excelente candidata a directora nacional de FEVE

escrito por Alberto 20/ago/20    11:40
5

Excelente candidata a directora nacional de FEVE

escrito por Alberto 20/ago/20    11:39

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

APOYOS OFICIALES

© DiarioDeValderrueda.es - Periódico Digital de Noticias y Eventos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina


Calle La Puente Nº 47, Valderrueda, 24882 (León) - Algunos derechos reservados

Diario de Valderrueda ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que se ha renovado el diseño y se han creado aplicaciones móviles, para mejorar el posicionamiento web, la usabilidad y la creación de un canal propio de distribución de contenidos. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de León.