Diario de Valderrueda
100 años de vida, lucha y amor en Villacorta
jueves, 24 de septiembre de 2020, 00:15
SOCIEDAD - HOMENAJES

100 años de vida, lucha y amor en Villacorta

|

100 años de vida, lucha y amor en Villacorta.

Familiares, amigos y vecinos no quisieron perderse el cumpleaños de Eugenia Gómez, en una jornada para la historia de la localidad leonesa.


Villacorta eugenia


Eugenia Gómez García cumplió ayer domingo nada menos que 100 años (22-12-1919), pero nunca olvidará la gran fiesta que vivió en su pueblo un día antes, el sábado, y que le prepararon con mimo e ilusión sus hijos, familiares, y a la que se unieron vecinos y amigos de toda esta preciosa zona de la Montaña Oriental.


Villacorta volvió a vivir una jornada histórica. La lluvia y el viento quisieron ser protagonistas de un día en el que quien más brilló fue Eugenia, la persona de más edad de una localidad donde este tipo de eventos se convierten en un festejo a la altura de los más importantes, como el Carmen o San Martín. 


El día comenzaba con el volteo de campanas y lanzamiento de cohetes para dar paso a una preciosa misa en honor a su figura, en una iglesia que se quedó pequeña para vivir uno de los momentos más especiales que se recuerdan, y que finalizó con el canto a 'Santa Bárbara', con la protagonista visiblemente emocianada ante el pasado minero de su marido y un hermano.

Los actos se trasladaban posteriormente en procesión hacía el bar 'El Rincón del Pájaro', una distancia que los presentes recorrieron sin los pendones leoneses a causa del temporal, pero al ritmo de la música tradicional del grupo Mustadiecha.


En el establecimiento la esperaba otro sin fin de emociones, de vida, y de ilusión...

Lleno hasta el punto de que incluso la amplía terraza se quedó pequeña, Eugenia recogió con alegria a su llegada numerosos regalos, entre ellos tres ramos de flores de la Asociación 'Llampaces', de la Junta Vecinal y del Ayuntamiento de Valderrueda, el cual le obsequió con una placa conmemorativa de manos del regidor Esteban Pablos.


Las muestras de cariño de familiares y amigos se intensificó con un vídeo en el que numerosas familias del pueblo de Villacorta felicitaron a la mujer por su vitalidad y su momento inolvidable.

Justo antes de comenzar un picoteo con más de 150 personas, llegó uno de los momentos más esperados, donde se pudo ver a Eugenia cogiendo en sus brazos al niño más pequeño de la localidad (hijo de Laura y Luis Manuel), nacido hace sólo un mes, y que mostraba la unión de la sabiduria con el futuro.


Los actos se trasladaron posteriormente a Puente Almuhey. Allí, una comida familiar llenó de cariño y sentimiento cada momento vivido en una jornada para la historia, y que nunca olvidará tanto ella con sus seres queridos...


0d7f7c2a 6892 429d 9cdc 2a8b52e41d52


1ef5c2cc 1e52 4277 ad37 a5e7121b04c8


2a89c693 05ea 46e8 aed3 e292f7f66a3a


5ca813f0 fabb 4ca3 997d d92cd38de7a0


6dbe7516 9a10 4644 8887 4f377f322e4a


6ed28a2f 76d9 4a42 8cfa bf9977cab3bf


8be2c504 d67c 4b2b 9858 a60b8150a59a


8c411641 647f 4d9b b18c 5c48d663a568


9e574be0 ba31 4638 a9d3 8de95925e840


12c4aedb a397 4fc7 92cf 0de812462c4c


36ccce6e 20b9 43a4 b63c 4f73f427e22f


52fa55c2 7cc6 4d99 8286 2af109ddd111


65a6ef94 bb67 4509 b0c0 3f2361752853


164cfb7b b7be 41be a88f cdb8aee3c72c


326fcfce bfea 48c2 8298 d64f3359c663


759d1bc3 c636 4a22 93a2 db6422273352


948b9b26 391a 45c5 a5ad 2daba6a674a7


1398e71d 18c2 4a2f ab8c d867a483c9a1


18336f2a 8211 4f71 ac70 b7d3145c6f75


64628669 cbc6 4ebc a7e4 334443298c22


95274807 2528 4e49 b363 3762e777e474


A80f3b9e 3264 4811 820a 6c103829e1ad


B3bcc50f 544d 424e 8d44 f219a09b8ea6


B5e93fa9 38fa 44db 82fb d457450d6547


Caf4352c 417e 455f 82e5 baf6ef061438


D1eff2bb 0b98 4f3d 9ec0 0f8f97274bdb


Dd0e5583 2310 4d06 96f4 9d8e71371287


E6086dab 0ea7 4dd5 aad6 fd1998fa0e33


Ff1cee30 77ce 4079 a085 b8ddbb0201e5


Villacorta eugenia


Desde aquí os dejamos dos de los textos que más han emocionado en los días previos a los festejos y cumpleaños de Eugenia, y que han sido escritos por dos de sus hijos, Eliseo Fernández y Sátur Fernández: 


Eugenia Gómez García. Cien años en Villacorta. (Eliseo)


Eugenia Gómez García nació en Villacorta en la fría madrugada del día 22 de diciembre de 1919.

En 1948 se casó con Emiliano Fernández, minero de profesión, del que enviudó hace ya un cuarto de siglo.

Eugenia fue la mayor de diez hermanos lo que hizo que ya desde muy niña tuviera que ocuparse de la crianza de sus hermanos a costa de acudir poco a la escuela, lo que no impidió cultivar conocimientos y ser una gran lectora, afición que aún perdura y practica a diario. Se diría que no hay día que no pase un libro por sus manos. O revistas, como la Revista Comarcal que lee siempre de principio a fin…

Tras haber “criado” a sus hermanos le tocó criar a sus seis hijos sin desatender las mil tareas del campo y la casa en un tiempo muy difícil.

Se haría muy largo contar aquí las muchas tareas que Eugenia realizó en su larga vida pero sirvan, como ejemplo, algunas, solo algunas, que como a muchísimas mujeres de esta regia tierra leonesa, le tocó hacer:

Eugenia unció las vacas, labró la tierra, regó los güertos, abonó los campos, segó la mies, acarreo la yerba, cribó el grano, amasó la harina, horneó el pan. Careó ganados, alimentó gallinas, engordó los gochos, se ocupó de la matanza, embutió chorizos y morcillas, curó jamones y cecinas. Cocinó todos los días, ordeñó las vacas, fabricó quesos y recorrió, de joven, a lomos de su yegua negra, los pueblos de la montaña vendiendo la miel de sus colmenas.

Eugenia cortó la leña, podó los árboles, atizó la lumbre, limpió la casa, remendó la ropa, caminó por los montes, montó en burros, durmió en chozos, parió los hijos, calzó madreñas. Bailó la jota, tocó la pandereta, cantó mil cantares, contó mil historias, rezó oraciones, visitó enfermos, encañó heridas, vio pasar la guerra, y lloró por muchos mineros muertos. Rompió los hielos de arroyos para lavar la ropa, mesó la yerba, se partió los cadriles en huebras y hacenderas. Transportó carbón en carros, atropó bellotas en otoño, buscó setas, fabricó velas, fue al estraperlo, acarreó agua, mucha agua. Hizo milagros para que nunca faltara un plato en la mesa. Hiló la lana, tejió el hilo. Cuidó de hijos, marido, hermanos, parientes, vecinos.

Eugenia fue maestra en mil asuntos… y aún, a pesar de llevar un siglo en sus espaldas, sigue realizando muchas tareas y contando mil historias de la vida.


CENTENARIO DE EUGENIA. (Sátur). 


No es fácil escribir sobre la propia madre y no pecar de parcialidad. Las palabras van brotando del corazón y los sentimientos se imponen sobre la razón.

Nació Eugenia en 1919 como primogénita de Víctor y Áurea. Luego le fueron siguiendo, en el plazo de 26 años, nueve hermanos. Por esta razón le tocó ejercer, sobre todo de los últimos, más de madre que de hermana. Cuidarlos y atender a muchas labores de dentro y fuera de la casa ocuparon buena parte de su niñez, adolescencia y primera juventud. Poco tiempo le quedaba para asistir a la escuela, a la que acudía con verdadero interés, pero con muy poca frecuencia.

Tres de los hermanos fallecieron a edades muy tempranas: Amor-Teresa con dos años y medio, Begoña con casi catorce y Nicolás con veintidós años. Este último, junto a su inseparable amigo Eutiquio, en accidente minero.

Se casó en 1948 con Emiliano y juntos tuvieron seis hijos. Sacarlos adelante les exigió mucho esfuerzo físico y económico: él trabajando en la mina, ella en casa y ambos en el campo. Todo ello sin siquiera tener agua corriente en casa (esta llegó en invierno de 1974, cuando Eugenia acababa de cumplir los 55 y su hijo menor los 19). Al igual que las demás mujeres del pueblo, debía ir al arroyo, quitar a veces el hielo y lavar la ropa de toda la familia.

Momentos muy difíciles fueron los de 1970/71, cuando Eugenia contrajo una muy grave enfermedad, que la tuvo algún tiempo cerca de la muerte. Afortunadamente, logró vencerla e increíblemente vivir otros tantos años, hasta ahora.

La llegada de sus siete nietos entre los años 1978 y 1989 les colmaron de alegría y, algunas temporadas, de quehaceres propios del ser abuelos.

Enviudó en diciembre de 1994 y desde entonces pasa los inviernos en Madrid, pero su corazón y su pensamiento siguen recorriendo los montes y calles de Villacorta aun estando lejos y cuenta los días que faltan para el regreso a su casa, a su pueblo y a sus gentes.

En líneas generales, creo que ha tenido una vejez larga y razonablemente feliz, felicidad acrecentada por el nacimiento de sus dos bisnietos en estos últimos años. A pesar de haber criado a tantos niños, sigue mostrando un cariño y una atención muy especial por ellos.

No sabemos cuánto tiempo más estará entre nosotros. Solo deseo que ese tiempo sea agradable y feliz.

Todas las personas que la han conocido resaltan su buen humor y la gran memoria que demuestra para contar historias, anécdotas, para desgranar parentescos, para cantar las coplas o recitar poesías que aprendió de niña o de moza..., en fin, para animar cualquier panda en verano o las hilas de cocina en invierno. 

A todas las personas que la habéis querido en estos cien años, muchas gracias. Sabed que ella os tiene también en su corazón. Y un emocionado recuerdo para los muchos que formaron parte de su vida y que ya no están.


Fuente: Diario de Valderrueda

Fotografía: DDV - Javier Fernández - Javier Nieves Hernández


relacionada Villacorta se prepara para la gran fiesta de homenaje a Eugenia Gómez, que cumple 100 años
relacionada La impactante imagen viral de León iluminado con la Navidad 2019
relacionada Gradefes ultima la puesta en funcionamiento de su Centro de Día
relacionada El Alto Cea celebra del 27 al 29 de diciembre la VI 'Feria de la Tapa'
relacionada El reto de 101 kilómetros del leonés Héctor Álvarez para luchar contra la esclerosis múltiple

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

APOYOS OFICIALES

© DiarioDeValderrueda.es - Periódico Digital de Noticias y Eventos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina


Calle La Puente Nº 47, Valderrueda, 24882 (León) - Algunos derechos reservados

Diario de Valderrueda ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que se ha renovado el diseño y se han creado aplicaciones móviles, para mejorar el posicionamiento web, la usabilidad y la creación de un canal propio de distribución de contenidos. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de León.