Diario de Valderrueda
¿Cómo actuar frente a los problemas de salud cardiovascular?
martes, 24 de mayo de 2022, 18:37
SOCIEDAD - SALUD

¿Cómo actuar frente a los problemas de salud cardiovascular?

|

Las enfermedades cardiovasculares son las que afectan al corazón y el sistema circulatorio. Se encuentran entre ellas el infarto de miocardio, la agina de pecho, el accidente vascular cerebral o la más frecuente de todas, la hipertensión.


31363


Se trata de dolencias muy comunes que pueden suponer en algunos países hasta el 80% de la mortandad general. De hecho, el riesgo cardiovascular tiene tanta relevancia a nivel de salud e investigación médica que el 14 de marzo de cada año, desde 2005, se celebra el Día Europeo de la prevención del riesgo cardiovascular.

Con esta efeméride se trata de concienciar a la población general de la importancia de los cuidados cardíacos y la prevención, que son las principales fórmulas para evitar enfermedades de este tipo. El riesgo cardiovascular se ve reforzado con la práctica de malos hábitos. Son lo que se denomina factores de riesgo cardiovascular.


¿Cuáles son los principales factores de riesgo cardiovascular?


La Organización Mundial de la Salud afirma que el 80% de las muertes derivadas de enfermedades cardiovasculares pueden evitarse si se dejan de lado hábitos perniciosos y se inician estilos de vida saludable.


Se trata de adoptar un estilo de vida muy accesible, que no supone un esfuerzo mayúsculo, y que viene acompañado de no padecer enfermedades cardiovasculares. La otra cara de la moneda son esos factores de peligro, que se diferencian entre modificables y no modificables.


Los no modificables son los que van implícitos con la naturaleza de cada persona: la edad, el sexo o los antecedentes familiares. Sobre ellos hay poco que hacer. Pero están también los modificables, que son hábitos que sí se pueden dejar a un lado: el tabaquismo, el alcohol, la obesidad, el colesterol o el sedentarismo son los más conocidos.


De ellos el más conflictivo, por lo que se asocia a estereotipos de género y cuerpos normativos, es la obesidad. Además, con este tema hay un verdadero problema y es que la sociedad está continuamente inundada de mensajes que promocionan la comida rápida y poco saludable. Este tipo de ingesta es también más económico, lo que hace entrar en un círculo de difícil salida.


Del tabaco hay poco más que decir que no se haya dicho ya. Fumar es una actividad altamente peligrosa para la salud y a ella se asocian otros muchos problemas y no solo el riesgo cardiovascular. Numerosos cánceres pueden ser provocados por el tabaquismo.


Del sedentarismo solo diremos que es un mal propio del siglo XXI, asociado principalmente a estilos de vida poco activos. Ponerle freno a esta realidad es tan sencillo como adquirir costumbres como desplazarse a pie, hacer ejercicio de manera moderada o pequeños gestos como subir y bajar escaleras en lugar de usar el ascensor.


¿Qué ocurre con la hipertensión?


De todas las enfermedades cardíacas, la menos peligrosa, a priori, porque está más extendida y se puede vivir con ella asumiendo ciertos riesgos, es la hipertensión. Esta va asociada normalmente a diabetes y colesterol. No obstante, si no se actúa frente a ella puede ser el desencadenante de episodios que pongan la salud en vilo, llegando en algunos casos incluso a la muerte.

El modo de ponerle freno pasa por adoptar una dieta saludable, baja en calorías, que sea equilibrada y que deje de lado el exceso en grasas, azúcares y la sal. Esto debe ir de la mano de un estilo de vida activo.


¿Cómo poner remedio a los problemas cardiovasculares?


La buena noticia de las enfermedades cardiovasculares es que estas se pueden prevenir. Es cierto que no todos los factores que las causan son evitables, pues ahí están los no modificables, pero entre los comportamientos que hay que evitar están los citados del consumo de tabaco, alcohol y drogas o la adopción de dietas equilibradas para prevenir la obesidad.


A esto se suma una práctica que debería ser obligada, y es conocer el riesgo cardiovascular. Someterse a un chequeo médico para conocer el estado de salud es el primer paso para iniciarse en hábitos saludables.


Más adelante, si ya se ha sufrido algún episodio de salud problemático, es aconsejable acudir a fármacos que sean efectivos, pero que tengan validación médica. Uno de ellos es Incasol, que ayuda a ralentizar las enfermedades cardíacas aumentando los niveles de oxigenación en los vasos sanguíneos.


Otro detalle importante, en el que no todo el mundo pone el foco, es en dormir. El descanso nocturno, o más bien la falta del mismo, es toda una bomba de relojería para el organismo. Dormir menos de seis horas diarias aumenta el riesgo de sufrir un impacto o un ictus. De hecho, no basta solo con dormir de siete a ocho horas diarias, sino que hay que hacerlo con horarios regulares.


Por último, cabe no olvidar los problemas derivados de los episodios de estrés y ansiedad. Estas situaciones van de la mano de un ritmo de vida muy ajetreado y sin apenas descanso, como el actual. La tensión emocional es un factor de riesgo muy importante para el corazón.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

APOYOS OFICIALES

© DiarioDeValderrueda.es - Periódico Digital de Noticias y Eventos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina


Calle La Puente Nº 47, Valderrueda, 24882 (León) - Todos derechos reservados

Diario de Valderrueda ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que se ha renovado el diseño y se han creado aplicaciones móviles, para mejorar el posicionamiento web, la usabilidad y la creación de un canal propio de distribución de contenidos. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de León.