Diario de Valderrueda
'Nutricienta', un proyecto de éxito internacional con sabor a Montaña Leonesa
miércoles, 28 de octubre de 2020, 20:43
INICIATIVAS - SALUD

'Nutricienta', un proyecto de éxito internacional con sabor a Montaña Leonesa

|

'Nutricienta', un proyecto de éxito con sabor a Montaña Leonesa.


Logo nutricienta sin fondo


En un tiempo donde los pueblos se vacían poco a poco, uno podría caer en el error de pensar que el mundo rural y la tecnología podrían estar reñidos.


Es cierto, que las comunicaciones de internet siempre van un paso por detrás (o varios)  del de las grandes ciudades, pero no es menos cierto, que el número de proyectos basados en las nuevas tecnologías de personas vinculadas con la Montaña Oriental Leonesa crece cada año.


Uno de esos proyectos es Nutricienta, un portal de nutrición y recetas saludables que se está empezando a convertir en referente no sólo ya en España, sino en toda Latinoamérica, y en el que uno de sus fundadores desciende de Soto de Valderrueda.


Alberto Fernández nos cuenta un poco sobre el proyecto, sus orígenes y los recuerdos de su pueblo.


PREGUNTA. ¿Cómo comenzó Nutricienta? ¿Por qué un portal de nutrición?


RESPUESTA: Cuando juntas a un desarrollador web, a una diseñadora y a una nutricionista, ¿qué otra cosa podía salir? Jajaja. Hace 4 años nos dimos cuenta que quien sabía de nutrición no sabía normalmente de hacer webs, y quien sabía de webs, no sabía de nutrición, así que se aunaron varias motivaciones de personas bastante diferentes entre sí pero que, a la vez, vieron la necesidad de mejorar la calidad de vida de las personas mediante una alimentación saludable.


P. ¿Qué hace a Nutricienta diferente de otras páginas de recetas?


R. La gran mayoría de las páginas web que nos encontramos en Internet están hechas con Wordpress o algún otro CMS, algo así como una especie de plantillas que permiten que una persona sin muchos conocimientos técnicos pueda tener de forma fácil su blog o su web.

El porcentaje es aún mayor cuando hablamos de páginas sobre recetas. El problema de usar un CMS es que estás muy limitado, y tienes normalmente que ceñirte a la plantilla que estás usando. Nutricienta está programado totalmente desde 0 y eso permite una libertad para poder hacer absolutamente todo lo que queramos sin límites.


P. Ponnos un ejemplo:


R. Pongamos de ejemplo la receta de torta de plátano sin horno, que por cierto, está riquísima. Si se le echa un vistazo se puede ver, aparte de una receta detalladísima y con vídeo explicativo, cosas muy útiles que en las páginas de recetas no se encuentran.

Por ejemplo, uno de los ingredientes de este plato son 160 gramos de harina de avena. El sistema te calcula automáticamente a qué equivale en otros tipos de medida caseras, así que si no tienes a mano una balanza de precisión puedes ver que equivale a 22 cucharadas rasas soperas.


El sistema te dice todos los valores nutricionales por persona, incluyendo vitaminas, minerales y por supuesto los macronutrientes principales así como un desglose detallado por tipo de calorías. Actualmente en ningún sitio podrás encontrar una información tan detallada y tan útil sobre una receta.


Por poner un último ejemplo, el sistema te informa sobre si dicha receta es apta para celiacos, diabéticos, alérgicos a diferentes alimentos, embarazadas, niños, veganos, etc., lo cual resulta obviamente muy útil para la gente que tenga algún tipo de patología o creencia.


P. ¿Cuál es la mejor y la peor parte de un proyecto de estas dimensiones?


R. Lo mejor, poder trabajar en un proyecto que te apasiona y que ves crecer cada día. Y sin duda, la cantidad de muestras de cariño que nuestros seguidores nos mandan cada día.

Lo peor… posiblemente el comienzo, como supongo que en cualquier otro proyecto. Los inicios siempre son ilusionantes, pero supusieron una cantidad de horas de trabajo inmensa y en un proyecto de este tipo los resultados no son inmediatos, pero al final, el esfuerzo, mereció la pena.


P. ¿Te imaginabas haciendo algo así cuando disfrutabas de los veranos en Soto?


R. Que va. Han cambiado tantísimo los tiempos que parece que hablamos de otro mundo. Y mira que no soy mayor, jajaja. Yo pasaba los meses de verano con mi abuelo Laudelino y mi tía Margarita, y para hablar con mis padres por teléfono, había que ir a la casa de un vecino, Lolo, que tenía el único teléfono del pueblo. Lo piensas ahora y parece que hablamos de hace 100 años, pero no. Y al final acabé estudiando Ingeniería Informática ¿Quién lo hubiera adivinado?


P. ¿Cuáles son tus mejores recuerdos de esa época?


R. Esas noches donde nos reuníamos 30 niños para jugar al escondite, o esas tardes increíbles jugando al baloncesto en la canasta más antirreglamentaria del mundo son inolvidables. Aunque no menos que la cantidad de cicatrices que tengo por culpa de hacer el cafre. Sin duda la informática es menos peligrosa, jajaja.  Adoro las nuevas tecnologías, pero qué felices éramos sin tanta tecnología.


El que cada casa estuviera siempre abierta, el que fueras al bar en la fiesta y cogieras tú mismo un refresco dejando el dinero allí aunque no hubiera nadie son cosas que me admiran y que recuerdo con mucho cariño.


P. ¿Qué opinas de que cada vez haya menos gente en los pueblos? ¿Cómo se puede parar?


R. La verdad es que es algo que me da mucha pena, aunque es curioso ver como con lo que está ocurriendo los pueblos se han vuelto a llenar como hacía muchos años. El ver esa cantidad de niños corriendo por la plaza sin duda llena de alegría cualquier pueblo.

Hay muchos factores que influyen para la perdida de la población así que sólo hablaré de la parte que más conozco.


 Una de las pocas cosas que tiene buena el COVID  es que ha acelerado mucho el uso de las nuevas tecnologías en la gran mayoría de la población, especialmente el relacionado con internet. Era algo que ya estaba ocurriendo inexorablemente, pero sin duda el salto que se ha pegado debido a las circunstancias es enorme.


La gran ventaja de esto, es que para trabajar en Internet, ya sea creando páginas web, haciendo vídeos, metiendo contenido, dando clases, no necesitas más que un ordenador y una conexión a Internet. Y eso, ¿qué os voy a contar? se puede hacer desde un pueblo.

 Ya no necesitas obligatoriamente irte a la ciudad para encontrar un trabajo, o ya no tienes que depender de si cierran las minas o la central eléctrica que daba trabajo a toda la zona. Ahora desde el más pequeño de los pueblos puedes llegar a todo el mundo, y ese creo que es el futuro que se debería apoyar e incentivar.


Podéis visitar su página web en https://www.nutricienta.com o seguirla en sus redes sociales @tunutricienta


Fuente: Diario de Valderrueda

Fotografía: Nutricienta


relacionada Se inicia el primer censo genético nacional de Oso Pardo Cantábrico
relacionada Diputación sostiene proyectos de asociaciones culturales leonesas por valor de 66.500 euros
relacionada Diputación de León aprueba inversión en la cultura de los pueblos de más de 800.000 euros
relacionada Campaña solidaria en favor de los damnificados por el incendio en Puente Almuhey

1 Comentarios

1

He visitado la web de nutricienta y la verdad que tiene muy buena pinta. Ofrecen recetas caseras junto a sus datos nutricionales, cosa que no hace casi ningún blog de recetas.

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

APOYOS OFICIALES

© DiarioDeValderrueda.es - Periódico Digital de Noticias y Eventos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina


Calle La Puente Nº 47, Valderrueda, 24882 (León) - Algunos derechos reservados

Diario de Valderrueda ha sido beneficiario del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que se ha renovado el diseño y se han creado aplicaciones móviles, para mejorar el posicionamiento web, la usabilidad y la creación de un canal propio de distribución de contenidos. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del Programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de León.