Screenshot 201604181544083
OPINIÓN - JUNTAS VECINALES

¡Sin juntas no hay unión...!

|

SIN JUNTAS NO HAY UNIÓN - POR SONIA PASCUAL 



Vivo en mi pueblo pequeño, la fe, la alegría, la paz del hogar...
Bueno, vivía, que ahora ya vivo en Madrid, en la misma capital de este mundo que todavía –y no sé por cuanto tiempo- se llama España. Y, ahora, vivo aquí, porque en mi pequeño pueblo minero, de una de las montañas leonesas –León tiene más de una-, nos dejaron sin futuro, y también sin presente, ya hace algunos años, bastantes más después del Reino, a las mujeres. Sobre todo a las mujeres... Así que ahora vivo en Madrid, aunque al precio que se está poniendo la cosa de “vivir”, empiezo a ver, como una salida de rescate, regresar al pueblo, a plantar patatas, aunque sea.
Estaba yo esta mañana dándole vueltas a la idea, mientras intentaba hacer un apaño en el desagüe del fregadero, que chorrea, para ahorrarme al fontanero... No por gusto, no crean, más bien, porque revisando mis facturas de agua y lo que pago cada vez por el Canal de Isabel II (que al parecer lo tengo en renting), y por el alcantarillado... Vamos, que para mí que lo están forrando de oro, o de titanio, o yo qué sé de qué, el caso es que a mí me cuesta un riñón de cada vez, que sumados a sus riñones, se me antojan a mí como muchos riñones, para tan poca cosa.
Así que pensando en mis propios riñones –y un poco en los suyos- estaba yo esta mañana, con mi apaño en el desagüe, mientras el agua chorreaba por las juntas... Siempre chorrea por las juntas, si ustedes se paran a pensarlo....
... Y es que no hay Unión sin Juntas. Sin Juntas no hay Unión. ...Y pensando en mi pequeño pueblo de León, en mis desagües y en mis riñones, me llaman desde allí para pedirme una “frase”, porque dicen que ahora al gobierno éste del PP -que no nos ha tocado, que lo han tenido que elegir algunos de ustedes, a mí que no me miren...-. Pues, el caso es que han vuelto a tener una idea de ésas, que en mi pueblo se llaman de “bombero retirado”. Y ahora la han tomado contra las Juntas Vecinales y declaran, sin despeinarse, que suprimiendo 3725 se van a ahorrar 700 millones de euros. Lo voy a traducir a pesetas, porque esto del euro sigue siendo un tanto engañoso. Veamos: 116.500 millones de pesetas, que divididos entre 3725 entidades, nos da un resultado de 31,27 millones para cada una de ellas. ¿Será ignorancia o simple atrevimiento?
¿Pero qué es una Junta vecinal? Hasta donde yo llego, me crié en una, durante 17 años, edad en la que tuve que emigrar a la universidad, donde se me prometía un mundo mejor, en el que nadie me enseñó a arreglar desagües, sea dicho de paso.
Yo recuerdo que allí, ni el alcalde pedáneo, ni los vocales, cobraban un duro por su labor. Que se tocaba a huebra, cuando había que hacer trabajos comunitarios y allí acudían todos los capacitados para hacer lo que fuera menester: limpieza de caminos, pilones y abrevaderos, cuidado de los montes, mantenimiento de los alcantarillados, etc. Y todo sin cobrar un duro, es más, el que no acudía, antes, pagaba multa por su ausencia... Mi pueblo tiene su propio patrimonio: dos escuelas, la vieja, ahora, es la Casa de Concejo... La antigua cuadra del toro, aunque ya no hay toro, porque tampoco quedan vacas que cubrir, ya que con la entrada en Europa dejó de ser rentable tener leche propia y de calidad... La huerta del toro, donde recogíamos caracoles, después de las tormentas... Ahora, ya no sé si se pueden ni recoger caracoles . Ahora, que todo lo prohíben, o lo hacen de pago...
Tiene –digo- su propio patrimonio y lleva la gestión de su mantenimiento. Los pueblos, de vez en cuando, solicitan subvenciones para alumbrado. Lo de las estrellas es muy romántico, pero bajo las heladas de León, a veces resulta más práctico ver bien por dónde pisas... También piden para asfaltado de calles, que en invierno, si no, el barro te puede dejar bien atascado. Pero, todas esas cosas que el pueblo pide va a seguir pidiéndolas, a no ser que lo que de verdad pretendan es dejarnos a oscuras y con el barro al cuello.
Lo que ocurre es que, si las Juntas desaparecen con toda su Historia en la maleta, se necesitará –además- pagar la mano de obra. Y no hay mano de obra más barata que la mano que acude cuando las campanas tocan a huebra. Recuerdo que se tocaban las campanas. Se tocaba también a quema. Y se sigue tocando, porque el wasap allí no es tan operativo, por la cobertura, y aunque tengamos un gobierno con ideas de bombero retirado, lo triste es que, cuando las zonas rurales arden, los bomberos de verdad, los que arriesgan sus vidas apagando fuegos, están demasiado lejos y , a veces, pudieran no llegar a tiempo. Y, aunque llegasen, si no hay bocas de riego mantenidas y preparadas, poco fuego van a apagar sin agua, en zonas de secano, como la mía.
¡No saben ustedes cómo arden los pajares, aun cuando ya no tienen ningún tipo de paja –propia o ajena- que guardar!
... Y sobre la Iglesia, que es otra cosa, que consideran tan suya éstos, y que pertenece al Obispado, y que no es en sí de la Junta Vecinal... ¿Pero quién creen ustedes que se sube a su tejado para quitar las goteras cuando salen...? ¿... Y por dónde salen las goteras? El agua como los políticos sabe muy bien por dónde tiene que colarse, siempre por las juntas, para romper la unión. Ni siquiera los señores feudales pudieron acabar con ellas, el último reducto del verdadero espíritu democrático, el poder que emana de la unión del pueblo y para el pueblo. ¡Son las Juntas Vecinales! Con sus concejos abiertos, donde el poder de la voz y del voto se hace más directo. Sin intermediarios. Si quieren acabar con ellas, que lo hagan de frente, pero que no nos cuenten el cuento del “ahorro”. Hasta yo, que soy de pueblo, puedo verlo. Porque no es ahorro lo que buscan, y porque ellos, los “maravillosos” políticos que gestionan nuestras vidas, el único camino que necesitan ver limpio es el que les lleve a acumular mayores cuotas de poder. En eso no escatiman gastos –nunca lo hicieron-, y ellos sí que le están saliendo caros a nuestro pueblo.
Lo vi en el desagüe de mi casa, claramente. Aquí pondré una goma y aseguraré las juntas, para que el agua no me moje las patatas que tengo debajo del desagüe, porque las patatas se pudren con el agua que se cuela por la juntas. ... Y, sin patatas, a ver quién es capaz de hacer una buena tortilla, de las de España, claro está. Que, sólo con huevos, se llama de otra forma...


Fuente: Sonia Pascual

Fotografía: Carlos Ruiz Tomé


De la mano / Puede que el cielo exista, o puede que no...
¡La MSN de Cistierna!
Terrazas llenas y sabor a verano para terminar octubre

2 Comentarios

1

No pueden desaparecer aunque viendo quienes estan aveces tenemos la culpa quienes lo permitimos o no nos presentamos.

escrito por Timoteo 05/mar/17    17:30
2

No pueden desaparecer aunque viendo quienes estan aveces tenemos la culpa quienes lo permitimos o no nos presentamos.

escrito por Timoteo 05/mar/17    17:30

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

© DiarioDeValderrueda.es - Periódico Digital de Noticias y Eventos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina


Calle La Puente Nº 47, Valderrueda, 24882 (León) - Algunos derechos reservados

Controlado y auditado por OJDinteractiva